Las cuentas pendientes según la Federación de Acopiadores

Recomendar!

En el inicio de la octava edición del congreso, que se realizó el 10 y 11 de Mayo pasado en el Hotel Sheraton de Mar del Plata, el presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara, enumeró una serie de desafíos que aún quedan pendientes para ser más eficientes y ganar competitividad internacional. “Volvimos al trigo, volvimos a la calidad, produjimos 18 millones de toneladas y volvimos a ser un jugador de peso en el mercado internacional”, aseguró este jueves el presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara, en la apertura de la octava edición de “A Todo Trigo” en el Hotel Sheraton de Mar del Plata, donde enumeró una serie de desafíos que deberán afrontar los sectores público y privado para optimizar la cadena de valor. Unos 60 expositores de prestigio comentaron las últimas novedades referidas a los cultivos de invierno y debatirán acerca del camino a seguir para alcanzar un objetivo común: la excelencia en la producción y comercialización local e internacional del trigo argentino. En ese marco, se convocó a destacadas autoridades políticas entre las que se encontraron el ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Etchevehere, y su par de la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís.

“Coincidimos en que el proceso virtuoso y sustentable de expansión económica debe darse a partir de nuestras exportaciones e inversión en bienes transables”, dijo el presidente de la Federación de Acopiadores al comienzo de su discurso de apertura de A Todo Trigo 2018.
Al referirse al objetivo de la actual gestión de Gobierno de convertir a la Argentina en el supermercado del mundo, Rivara sostuvo que harán falta esfuerzos titánicos, tanto del sector privado como del público e invitó a dejar de mirar hacia el pasado para comenzar a mirar a los países que sirven de ejemplo. “Si el objetivo es jugar en otras ligas, vamos a tener que ser mucho más eficaces y eficientes”, dijo. Producción eficiente Rivara llamó a que los productores sean cuidadosos de las buenas prácticas y del medioambiente. “Debemos extremar la vigilancia de la sanidad de los granos, especialmente cuando los ponemos en un silo bolsa. Los acopiadores y cooperativas debemos mantener, y mejorar si es posible, el status sanitario de los granos recibidos, invirtiendo en infraestructura y tecnología post-cosecha que garanticen el correcto mantenimiento de los cereales almacenados”, ejemplificó.
También destacó la necesidad de incorporar el uso cotidiano de los mercados de futuros y opciones como mecanismos habituales de comercialización y de mejorar el transporte facilitando el uso intermodal, compitiendo lealmente, asegurando la libre contratación, renovando flotas en un esquema tarifario que no castigue al almacenamiento en origen y además prevea aprovechar los retornos. Distorsiones en el comercio “No puede ser que, después de años de debatir el tema con FAIM y firmar un acuerdo entre ambas instituciones y a pesar de la insistencia institucional en lograr su cumplimiento, todavía haya molinos que liquiden la calidad del trigo según su propio análisis, negando al vendedor el derecho irrenunciable de recurrir a las cámaras arbitrales en caso de discrepancia”, dijo Rivara. “También firmamos un acuerdo con CIARA-CEC para que la exportación pague al contado el 100% del precio pactado en los contratos de soja a fijar y pusimos un límite máximo para el pago de las finales. Todavía debemos avanzar para acordar la misma modalidad en las ventas disponibles de calidad conforme, y así cumplir con lo establecido en las reglas y usos convenidos por todos los sectores. Debemos alcanzar el mismo tratamiento que las casas matrices de estas firmas tienen en sus países de origen”. “Este año debemos sumar otras distorsiones que asomaron como condiciones individuales de compradores importantes”, agregó Rivara y detalló: “el pago del 95% del precio en la liquidación parcial en lugar del tradicional 97,5%, la imposición de diferentes costos por volatilidad, y la no extracción de muestras suficientes para asegurar el proceso de análisis y reconsideración por calidad en las cámaras.
“El acto de entrega y recibo de los granos es sustancial y por lo tanto se deben cumplir todas las normas establecidas que permitan el pleno ejercicio de los derechos de las partes”, alertó. Reclamos al Estado Rivara advirtió que se debe asegurar la estabilidad y consistencia de las políticas fiscal, monetaria y cambiaria. “El atraso cambiario fue una herramienta utilizada por varios gobiernos como ancla artificial antiinflacionaria. Ya todos sabemos cómo terminan esos atrasos. Igual que las tarifas, en algún momento el dólar se tiene que sincerar”. Al mismo tiempo, enumeró que se deben profundizar las acciones tendientes a bajar los costos internos asociados a la exportación, mejorar la infraestructura, el transporte y disminuir las cargas tributarias nacionales, provinciales y municipales a las transacciones.
En lo que respecta a cuestiones tributarias, Rivara criticó que el gobierno bonaerense haya subido un 40% el impuesto de sellos a las operaciones de granos, pese a que la Provincia se comprometió a quitarlo totalmente en 2022, en el marco del pacto fiscal que implica la reducción y eliminación de diferentes tributos distorsivos. “Así convirtió el peso total de este impuesto en 5 veces superior a los ingresos brutos que paga el vendedor de esos granos. ¿Así podemos generar competitividad?”, dijo. Entre otros temas mencionó el mejoramiento de los caminos rurales. “Creo que para lograr una correcta asignación de recursos es imprescindible que una ley provincial obligue a los municipios a que el mantenimiento de los caminos rurales sea supervisado por comisiones de productores, a fin de evitar el desvío de fondos, actitud común en la enorme mayoría de los municipios”. Durante su exposición, Rivara se refirió al proyecto que en septiembre de 2017 presentaron al Ministerio de Transporte para arrendar o comprar a 10 años los galpones ferroviarios ubicados en ramales clausurados de pequeñas localidades rurales, con el objetivo de invertir y transformarlos en celdas de almacenaje. “Podríamos generar trabajo en lugares donde no existen otras oportunidades laborales y a la vez palear la falta de capacidad de almacenamiento. Siete meses después, no tenemos una sola respuesta de las autoridades de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE)”, apuntó. Asimismo, remarcó que hace más de 35 años que se le pide a las administraciones ferroviarias que cumplan con la ley 19076 y escrituren los terrenos donde se construyeron plantas de silos. “Si queremos ser como Australia o Canadá, necesitamos funcionarios con otra actitud”. Uso de agroquímicos y Ley de Semillas.
En otro orden de temas, criticó el “alto nivel de desconocimiento” que reina en varios congresales de nuestro país respecto al uso de fitosanitarios. “Los diputados santafesinos promovieron un recargo del 100% sobre el inmobiliario rural a quienes usen cualquier agroquímico en sus campos. O sea que yo puedo usar cipermetrina (que es el raid, de venta libre) en mi casa con niños adentro, pero no lo puedo utilizar en el medio del campo. Si dentro de su ignorancia sospechan de la toxicidad de algún producto, lo que deberían hacer es prohibir su uso”, expresó. Para Rivara “resulta imprescindible que los ministerios de Salud, Medio Ambiente y Agroindustria fijen las pautas nacionales para evitar que oportunistas sin conocimientos sigan alimentado fantasmas con herramientas que se usan en el resto del mundo”. Asimismo, consideró “urgente” que el Congreso dicte una nueva Ley de Semillas y de Seguros Agropecuarios que nos ubique en el siglo XXI.
“La Argentina, al igual que el mundo, es inviable sin la agricultura moderna”. “Esto es lo que nos congrega hoy en A todo Trigo: mirar al mundo para poder incentivar exportaciones, producir con la mejor tecnología, uso de recursos, insumos y buenas practicas, inversiones en almacenamiento, logística, reglas y usos del comercio de granos, evaluación de la comercialización y el sistema financiero y utilización de los mercados de futuros y opciones”, aseveró Rivara. Para finalizar, presidente de la entidad dedicó un párrafo a las “Buenas Prácticas de Almacenamiento de Granos” que la Federación de Acopiadores desarrolló junto al INTI 9 de Julio. “Es una demostración de nuestro compromiso con el mejoramiento del almacenamiento y logística para garantizar procesos de certificación reconocida. Tiene como finalidad preservar la calidad de los granos y cuidar el medio ambiente. Tras dos años de trabajo, hoy la presentamos con mucho orgullo”, comentó.

Más info en www.atodotrigo.com.ar | T. @acopiadores | F. @atodo.trigo/

 

Autor entrada: admin

Deja un comentario